Valor compartido. Creando valor económico y social en las organizaciones

¿Qué es valor compartido?

El concepto de Valor Compartido según Michael P. (Porter & Kramer, 2011) se puede definir como:

“Las políticas y las prácticas operacionales que mejoran la competitividad de una empresa a la vez que ayudan a mejorar las condiciones económicas y sociales en las comunidades donde opera”.

La creación de valor compartido se enfoca en identificar y expandir las conexiones entre los progresos económico y social.

El concepto de valor compartido, reconoce que las necesidades sociales, no sólo las necesidades económicas convencionales, definir los mercados. También reconoce que daños sociales o debilidades crear frecuentemente los costos internos de las empresas, tales como derroche de energía o materias primas, costosos accidentes, y la necesidad de capacitación de recuperación para compensar las deficiencias en la educación. Y perjudica a la sociedad y no necesariamente aumentar los costos para las empresas, en la medida que puedan innovar a través del uso de nuevas tecnologías, los métodos de funcionamiento y en los enfoques de gestión, y como consecuencia, a aumentar su productividad y ampliar sus mercados.
¿Cómo se creamos valor compartido?

Las empresas pueden crear valor económico creando valor social. Existen tres formas diferentes de hacerlo: reformulando productos y mercados, redefiniendo la productividad en la cadena de valor y construyendo clusters de apoyo para el sector en torno a las instalaciones de la empresa. Seguir leyendo

¿Qué tener en cuenta para crear marketing de contenidos en el internet de las cosas?

El internet de las cosas se está convirtiendo en una realidad cada vez más ubicua. Para muchos, los dispositivos conectados no son ya el futuro de la red sino más bien el presente y la realidad está más marcada que nunca por lo que estos terminales permitirán hacer. El hogar estará lleno de dispositivos conectados a la red que lograrán llenar al consumidor con más información y las marcas tendrán más oportunidades que nunca para intentar convencer al comprador de las bondades de sus productos. Los dispositivos conectados crearán además muchas más necesidades que nunca en lo que a contenidos se refiere y las marcas tendrán que esforzarse por cumplir con las expectativas de unos consumidores que esperarán que estén siempre ahí, dispuestas a conectarse a ellos y a responder a sus necesidades.
Al mismo tiempo, las empresas están apostando cada vez más por los contenidos en sus estrategias de posicionamiento, ya que los consumidores les están demostrando que valoran y aprecian que se los ofrezcan. Los contenidos son un punto añadido, un servicio a mayores que ofrecen a sus consumidores y una mejora en su relación con ellos. Los consumidores esperan, además, que las empresas ‘se trabajen’ cada vez en mayor grado este segmento y que los contenidos los esperen en todos los soportes y en todos los puntos en los que se pueden relacionar con ellos. Seguir leyendo

Graduación de la VII Promoción de la Maestría en convenio con la UPTC

Ayer 22 de Julio, tuvo lugar la Graduación de la XII Promoción de la Maestría en Dirección y Administración de Empresas en convenio con la UPTC (Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia).

uptc-jul15

El acto se llevo a cabo en el Paraninfo de la Universidad y a él asistieron D. Carlos Pacanchique, Coordinador de la Maestría, Dr. Fanor Casierra, Director de relaciones internacionales, Dr. Fabio León Ramirez, Decano de administración, Dr. Eddwin Jimenez Contreras, Director de la escuela de administración de empresas, y Dr. Benedicto Cepeda de la Decantara. Por parte de ISEAD estuvo presente Dr. Mario Salazar, Director de ISEAD Colombia y Comunidad Andina.

¡Enhorabuena a todos los graduados!

La visión: fuente de poder del líder

Desarrollando el poder para alcanzar la visión

El poder es inherente al liderazgo. El liderazgo sin poder es un liderazgo devaluado. El poder es el combustible del liderazgo. El liderazgo y el poder se implican recíprocamente. Liderazgo y poder están intrínsecamente relacionados: uno no puede existir sin el otro. El poder es el fundamento de cualquier forma de liderazgo. Sin poder no hay liderazgo, pero el ejercicio del liderazgo que tiene como base un poder alienado, es peligroso y destructivo; es la negación del liderazgo.

Para el líder el poder es una vía para lograr los objetivos y alcanzar la visión; una fuerza para cambiar el medio circundante; un medio para obtener lo que el líder se propone alcanzar o lograr en el ejercicio de su liderazgo.

Ese poder del líder para cambiar el entorno circundante no le viene dado por la posición o la jerarquía organizacional, ni por su investidura legal. No es asunto de cargos, nombramientos o títulos. Tampoco es un asunto de metodologías y herramientas. El ejercicio del poder se centra más en la personalidad y no en la técnica. El poder es profundamente personal. Es más un asunto de carácter y habilidad. Tiene que ver con la capacidad del líder para responder a los retos y desafíos de la realidad. Está relacionado con la capacidad del líder para afrontar la realidad, descifrarla y transformarla. Seguir leyendo

Desarrollo del liderazgo a través de la competencia “solución efectiva de problemas”

urcelayArtículo de Jaime Urcelay, Profesor de ISEAD

Vuelvo otra vez sobre el tema del perfil de competencias del liderazgo (ver en este mismo blog Lideres: desarrolladores, educadores y entrenadores), un tema clave para poder acertar en el enfoque de los programas y acciones de desarrollo de la función -si es que puede llamarse así- que quizá resulta más determinante del desempeño de todo tipo de organizaciones.

Y lo hago ahora a propósito de una reciente investigación de McKinsey que me ha resultado muy clarificadora al identificar la solución efectiva de problemas como una de las cuatro competencias decisivas para el desarrollo del liderazgo (1).

Es patente que seguimos sin respuestas definitivas sobre los atributos decisivos del liderazgo, entre otras razones porque la experiencia nos enseña que la perspectiva situacional o de contexto es inseparable de su ejercicio. Pero investigaciones serias como la de McKinsey son útiles para correlacionar, en términos generales, competencias de liderazgo y éxito en su práctica.

Aportación de valor del desarrollo de la competencia solución efectiva de problemas

Que esta competencia aparezca en la investigación entre las cuatro decisivas para un liderazgo fuerte me ha ayudado a ordenar algunos de los aprendizajes de experiencias recientes de formación de managers, precisamente sobre análisis y solución de problemas. Seguir leyendo

7 consejos para fomentar un nuevo hábito en tu vida

¿Te imaginas poder poner en modo automático tu vida cuando así lo desees? Claro, sabiendo que irá en la dirección correcta.

Pues de alguna manera es posible gracias a los buenos hábitos. ¿No es así cuando te lavas los dientes después de comer, o las manos después de ir al baño? Es una tarea que desde pequeño te enseñaron y lo haces tan repetitivo que ya no piensas en el proceso, sólo lo haces y ya.

Lo mejor de todo es que cumpliste con la tarea y sin sentir que te esforzaste. Por supuesto, eso pasa una vez que tienes el “hábito” de hacerlo.
Pero crear hábitos en tu vida no es tan complicado, y sin embargo te causan grandes logros como el ahorro de energía, más productividad, mayor organización y un mejor aprovechamiento del tiempo.

Los expertos dicen que bastan sólo 21 días para adoptar un nuevo hábito. ¿Te imaginas entonces cómo sería tu vida si cada 21 días tuvieras el “hábito” de aprender e incorporar un nuevo hábito? Seguir leyendo

¿Qué es procrastinar y por qué tu éxito depende de cuánto y cómo lo haces?

Si te preocupa tu productividad personal, la de tu grupo de trabajo o la de tu empresa, seguro que has buscado información sobre cómo mejorar y te has encontrado infinidad de veces con esa extraña palabra: procrastinación.

La procrastinación es algo a lo que te enfrentas con mayor o menor éxito cada día sin darte cuenta. Necesitas entender cómo funciona, qué elementos psicológicos hay detrás de ella y qué estrategias son las más adecuadas para combatirla con un mínimo de garantías.

Si bien la palabra procrastinar parece un anglicismo importado, lo cierto es que procede del latín (pro-, diferir, crastinus, el día siguiente) y está recogida en el diccionario de la Real Academia Española como sinónimo de diferir y aplazar. En términos muy sencillos, estás procrastinando cada vez que te dices a ti mismo “bueno, eso ya lo haré mañana”.
El fenómeno de la procrastinación empezó a ser estudiado por filósofos, psicólogos y economistas a partir de que George Akerlof escribiera en 1991 un ensayo titulado Procrastination and Obedience (“Procrastinación y obediencia”). A través de su propia experiencia—estuvo varios meses meses retrasando cada día, de forma incomprensible, una tarea que tenía que realizar—Akerlof se dio cuenta de que este fenómeno, más allá de ser un mal hábito, sobrepasaba todos los límites de la racionalidad. Seguir leyendo