Una prueba empírica de cómo gastar despilfarrando

Datos para España
Saldo de Deuda : Al XII del 2006 Al XII del 2007 Al XII del 2008 Al XII del 2009 Incremento 2006 a 2009
Letras a tres meses 0 0 5.034 6.029 6.029
Letras a seis meses 0 3.089 3.443 21.513 21.513
Letras a doce meses 10.414 22.266 43.598 57.867 47.453
Letras a dieciocho meses 20.887 7.090 0 0 -20.887
Bonos a Tres años 22.672 11.605 15.542 44.192 21.520
Bonos a cinco años 38.753 35.528 46.735 58.349 19.596
Obligaciones a diez años 123.446 128.558 133.275 155.323 31.877
Obligaciones a quince años 43.733 43.733 49.603 58.591 14.858
Obligaciones a treinta años 35.470 41.496 47.887 60.132 24.662
Total Deudas 295.375 293.365 345.117 461.996 166.621 56,4%
Diferencia deuda entre años -2.010 51.752 116.879 166.621
PIB a precios corrientes 980.954 1.049.848 1.088.502 1.051.151 70.197 7,2%
Diferencia PIB entre años 68.894 38.654 -37.351 70.197

Son datos de elaboración propia a partir de los publicados por el banco de España y el Instituto Nacional de Estadística, y son la corroboración de lo que todos percibimos en la realidad cotidiana: el gasto público es un completo desastre, sin paliativos.

Hubo un tiempo en que se consideraba hasta razonable analizar la efectividad del gasto público. Pero aunque se sigue haciendo, a escondidas claro, no se publica. ¿Y porque? Pues en esas sencillas cifras está la razón.

Desde el año 2006 al 2009 el saldo de lo que el estado español debe ha aumentado en 166.621 millones de euros hasta 461.996 millones. Y el PIB ha aumentado en algo más de 70.000 millones.

Dicho de otro modo, en el periodo de esos cuatro años, las deudas aumentan más del 56% y el PIB solo el 7%.

Caso para los anales del desastre: en el año 2009 el PIB disminuye en 37.351 millones. ¡Mientras la deuda aumentaba en 116.879 millones de euros!

Imagínense una empresa en la que el pasivo, las deudas, aumentan cada vez mas para que los ingresos, lo que se produce, cada vez sea menor. Algo falla.

Pero imagínense que aumenta el pasivo para que encima los ingresos disminuyan. En ese caso el fallo ya es catástrofe.

Visto desde el lado del activo, cuando uno se endeuda es para hacer inversiones que sean productivas: todos intentamos actuar así, porque instintivamente sabemos que de lo contrario estamos consumiendo mas de lo que tenemos, y el final si continuamos en ese camino es la ruina porque no podremos devolver las deudas con el producto de las inversiones realizadas. Eso es lo que indican las cifras anteriores y si en el año 2008 la situación fue grave, en el 2009 terrible.

¿Cómo es eso posible? Pues bien sencillo, piensen en los polideportivos en pequeños pueblos; en los spas” en medio de la nada; piensen en (es mi obsesión porque me he pasado 18 meses sorteando obras) las aceras de Madrid, que se levantan y vuelven a poner. Piensen en todo lo que se les ocurra, que acertarán.

Por cada euro gastado nos hemos empobrecido más y más. Y seguimos en ello.

El último que apague la luz.

__________________________

Ángel Hidalgo
Director de Estudios Avanzados
Isead

2 Responses to Una prueba empírica de cómo gastar despilfarrando

  1. Gerardo Pieschacón dice:

    Hola ängel, parece que se refiriera en el tema de las obras a Bogotá Colombia!
    Cordial saludo,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 95 seguidores

%d personas les gusta esto: