Clientes, Usuarios y Accionistas: de Bankia a Facebook

Urge en nuestra humilde opinión hablar de esta cuestión. Acabamos de vivir unas semanas en las que los diferentes acontecimientos que se han venido sucediendo han tenido mucho que ver con esta cuestión: clientes, usuarios y accionistas. Hemos oído hablar de la pérdida de valor para los accionistas de Bankia y del terror de sus depositarios (clientes) y al mismo tiempo de la salida a Bolsa de Facebook el pasado 18 de mayo con una capitalización bursátil mayor a la del Banco Santander y Telefónica juntas. Ambos acontecimientos, a nuestro entender, tienen puntos comunes, o al menos nos da para abordar la siguiente cuestión que puede dan lugar a muchas confusiones: ¿Clientes? ¿Usuarios? ¿Accionistas? No son lo mismo, tienen papeles diferentes y sería bueno que siempre que se hable de este tema se hiciera con el suficiente criterio para no confundir y crear confusiones. Todos juntos, pero no revueltos, aunque haya quienes se empeñen en liar el tema.

En el caso de Bankia, ¿quiénes son sus clientes? Obviamente los depositarios y todos aquellos que disfrutan o disponen de, algún servicio bancario o financiero ofrecido por la entidad., y ¿qué medida les afecta o sufren la pérdida de cotización del banco? Francamente de ninguna manera. Es cierto que en el mundo de la empresa y en el universo de su gestión todo está relacionado y tiene su influencia pero en su justa medida. La cotización bursátil de una gran compañía está sujeta internamente a dos grandes drivers: el del largo plazo relacionado con la actividad y el volumen del negocio propiamente dicho y del corto plazo o del juego compro-vendo (lo que otros llamarían especulación). La pérdida de cotización de las acciones de Bankia, entendemos que se debe fundamentalmente al posicionamiento a corto de la empresa, con independencia de provisiones y probables pérdidas derivadas del crédito del ladrillo, que en el largo plazo se volverán beneficios, es difícil o imposible creer que el valor bursátil de la acción pueda afectar al servicio que la firma bancaria ofrece a sus clientes y depositario. Cualquier otra posibilidad entre de lleno en la más pura especulación. Estamos hablando, ahora mismo, de la cuarta entidad financiera de España, de la cual el Estado es accionista prinicipal. Curioso juego el de la Bolsa asociado a la banca, tan pronto está arriba como tan pronto está abajo, con independencia de las decisiones que puedan haber tomado sus clientes con respecto a ella.

La otra cuestión que nos ocupa es la relativa a Facebook, la famosa red social, la red de redes, de la que, con casi plena seguridad, todos los que lean este artículo serán “miembros” o estaremos apuntados a ella. Mark Zuckerberg cofundador e impulsor de este nuevo concepto de comunicación digital ha puesto en el mercado las acciones de su empresa, y con el argumento de que su red cuenta con más de novecientos millones de usuarios, la salida a bolsa de la famosa red social ha alcanzado unos valores difícilmente imaginables y también tan poco creíbles en cuanto a capitalización bursátil, que muchos seguimos sin salir del asombro: ¿cómo es posible que su capitalización bursátil pueda ser superior a la Cisco Systems (menos de 15.000 millones de dólares) o solo 7.000 millones menos que la de la propia Microsoft?. A fecha de hoy, Facebook vale en bolsa más de 20.000 millones de dólares: mucho más que lo valen empresas del Nasdaq como Texas Instruments, o del Dow Jones como Pfizer o la propia Wal-Mart. ¿Alguien lo puede creer? Muchos somos los que pensamos que estamos ante una de las mayores burbujas de la historia y los primeros días de cotización pienso que nos dan la razón. Cuesta crear.

La cuestión es que nadie. poco o nada ha explicado la estructura de ingresos que Facebook tiene y poco o nada se sabe de sus clientes, quiénes son y hasta donde están dispuestos a pagar por los servicios de la famosa red y de la gestión que sobre éstos la empresa de este sabio de Harvard se hace. Todo ello nos da pie a pensar que muchos nos han querido convencer que lo que verdaderamente era importante en esta salida a bolsa eran los usuarios, los novecientos millones de usuarios que la red tiene y que escribimos en el muro, subimos fotos, y recordamos cumpleaños, pero sin pagar un solo dólar, sin valorar realmente la capacidad de generación de ingresos, vía clientes, su fidelización y su posible recurrencia futura que éstos tendrán de aquí a unos años. Y Facebook durará hasta que aparezca una nueva red social que en su momento “Me Guste Más” y los usuarios migremos, sin más.

___________________________________________

Escrito por José Luis Matarranz

Profesor de ISEAD Business School

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 86 seguidores

%d personas les gusta esto: