Liderazgo. Raíces y faros de luz del líder

Los líderes que demuestran empatía y adaptabilidad a los estados de ánimo de los demás, afectan tanto su propia química cerebral como la de sus seguidores. (Goleman y Boyatzis, 2008). Ellos definen Inteligencia social como: “un conjunto de competencias interpersonales construidas sobre circuitos neuronales específicos que inspiran a los otros a ser eficaces”. No conocen métodos claros para fortalecer las neuronas sociales: espejo, fusiformes y osciladores; son miles que se activan por segundo durante cualquier encuentro, y sus patrones exactos de activación permanecen elusivos. La única forma de desarrollar eficazmente su sistema de circuitos sociales es emprender la dura tarea de “cambiar su conducta”.

Cambiar la conducta y desarrollar eficazmente su sistema de circuitos sociales como señalan, es un proceso. Un líder, cambia de adentro hacia afuera en las esferas del pensamiento (Razón) y sentimiento (Amor). Luego se refleja e irradia en sus actitudes y comportamientos “prudentes” (Respeto, Responsabilidad y Honestidad), ósea, “integridad personal“(Libertad, Armonía interior y Sabiduría). Esta competencia, conlleva a la “capacidad de influir”, motivar e inspirar. Obrar de adentro hacia fuera, consiste en educar y obedecer a nuestra conciencia, ese don humano exclusivo que distingue la congruencia y la disparidad con los principios (valores) perennes y nos eleva hacia ellos (Fardella, 2011).

Una dificultad que Bass no ha podido superar en sus modelos de liderazgo señala Ruiz de Gauna (1989, p 549), es la escasa valoración dada tradicionalmente por todas las teorías, a los lideres y seguidores en su consideración como personas. No existe aun la suficiente comprensión por los valores personales, las necesidades y las motivaciones que suscitan las conductas de estos. En el Enfoque Antropológico de la Teoría del liderazgo, García del Junco y Sánchz Vurués (1998), dicen que el principal factor que hace a una persona ser líder son sus valores personales.

A menos que los valores y creencias cambien, los nuevos procesos, por bien diseñados que estén, nunca funcionarán. Cambiar los valores es una parte tan importante de la reingeniería como cambiar los procesos (Hamer y Champy, 1994). El fundamento conceptual y filosófico de las organizaciones en sí no son los responsables del éxito de las empresas, sino la capacidad de hacer que todos los miembros de la empresa o Institución conozcan, asimilen y vivan esos principios y valores (Collins y Porras, 1997). Los valores forman parte del poder del conocimiento en cuanto orientan conductas cotidianas, cohesionan y dan sentido a voluntades colectivas, sirven para resolver conflictos y tomar decisiones de cambio (Rockeach, 1976).

Luego los valores personales del líder, son un potencial relevante en la gestión de sí mismo y en las organizaciones, lo que nos conlleva a estudiar e investigar estos valores. Como funcionan en su personalidad total en las esferas: del pensamiento; sentimiento; actitudes y comportamiento. Y cuales son su potencial en la gestión de organizaciones.

___________________________________________

Publicado en gestiopolis.com

http://www.gestiopolis.com/administracion-estrategia-2/liderazgo-raices-faros-luz-del-lider.htm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: